miércoles, 4 de marzo de 2009

MI PESADILLA, MI LÍMITE, MI SUEÑO

Hoy me he levantado sobresaltado por una extraña pesadilla. Yo mandaba un mensaje. El destinatario me respondía con la peor de las respuestas, no he sido capaz de terminar de leer el mensaje en el sueño, contenía el nombre de una ciudad que me daba la respuesta a mi pregunta. Una respuesta que ni siquiera yo estaba preparado para recibir ni dentro ni fuera del sueño. Menuda angustia. No sabía que hacer. Es un tema tan personal, tan íntimo que ni siquiera soy capaz de verterlo aquí. Y por fin he encontrado mi límite. Ese límite que llevaba buscando desde que abrí este blog. ¿De qué tema personal seré capaz de no hablar? ¿Qué parte de mi propia intimidad me quiero reservar? Y he descubierto que son mis miedos, mis miedos más íntimos, lo que me hace vulnerable frente a mí mismo y frente a nadie más. Un sueño me ha frenado, me ha angustiado y soy incapaz de explicarlo delante de todos… Y por miedo a que se cumpla… es lo último que deseo… antes de ponerme a escribir… he mirado muy fijamente la figura de mi Santo Antonio de Lisboa y en mi más absoluta intimidad, le he contado mi pesadilla y le he pedido que haga todo lo que esté en sus manos para que nunca ocurra… para que el receptor de mi mensaje nunca visite esa ciudad… no sé si tendrá el efecto deseado… no sé si el azar hará que al final este extraño, sorpresivo y doloroso sueño se haga realidad… no sé si debería gritarlo a los cuatro vientos para que se lo lleven bien lejos… no sé si debería contárselo a Cynthia para que dejará de tener forma dentro de mí… Mi madre me decía de niño, los malos sueños hay que contarlos en ayunas… de esa forma nunca se cumplirán… No me queda otra… Voy a despertar a Cynthia… y que sea lo que tenga que ser…

8 comentarios:

Jesús dijo...

No dudo de la angustia que te haya podido provocar esa pesadilla, a todos nos ocurre alguna vez... pero Antonio... que tienes 38 añazos! Que las pesadillas las provoca nuestra propia mente, hombre... Anda, tranquilízate, tómate tus kellogs, déjate de santitos y disfruta del día. Un beso

mykelangelo dijo...

sí, el miedo nos gobierna mucha veces, es un poder ilimitado. dicen que todos los miedos se reducen al miedo a la muerte, al instinto de la pura supervivencia. puede que meter algo de luz en esas tinieblas no te venga mal.

es normal, autocensurarse es algo cotidiano.

nemam dijo...

me has dejaoooo intrigáaaaaa!!!! que guay esto del blogger al dia... me mantiene informada de la actualización de tus entradas a tiempo real!

....

por cierto...me lo cuentasssssssssss???
jeje

todos tenemos cosas que preferimos callar....

patry dijo...

Contar nuestros miedos nos convierte en puras dianas humanas q ciertos hijos de puta pueden aprovechar para hacernos daño, pero la gente que te quiere te ayudará a llevarlos mejor e incluso superarlos, porque hacemos fantasmas gigantestos, tú y el resto de la humanidad.

Si no puedes contárselo a Cinthya relataló en voz alta de esa forma no se quedará dentro, lo escupirás y escapará con las palabras al viento o las gotas de lluvia...y si te apetece puedes optar por llamarme.

Te quiero incluso con miedo!!!

Clara dijo...

Mi querido amigo, bienvenido al mundo de las pesadillas... Como dice Jesús, tal vez sea nuestra propia mente la que las provoca pero yo las sufro desde pequeña... Si yo te contara ...

Desde luego, lo mejor es hablarlo o contárselo a alguien...
Otro de mis remedios es escribir mis sueños... no veas la libreta que tengo.

Cuídate y piensa que solo se ha tratado de un mal sueño.

Un besito,

PS. Había escrito un micro titulado "La pesadilla" pero creo que no lo voy a publicar.

Anónimo dijo...

a todos nos pasa

isfugg dijo...

A mí me pasa algunas veves, la angustia es muy jodida pero pasa..


A veces sueño con el "tren que pasa" y raro es que vuelva..

para mí, y cada vez lo tengo más claro, el tiempo es el segundo bien mas apreciado despues de la vida y los dos van de la mano.. es una mezcla de miedo, preocupación y mucha rabia.

Pero no creas que algo va mal.. todo está bien!!, solo que al final el tiempo casi siempre corre en contra..

saludos compañero

y felices sueños

Justo dijo...

Me has dejado espantado con esa ciudad misteriosa.. quizá lo mejor sea conjurar ese temor afrontándolo directamente. ¿Te acuerdas de la escena de Mulholland Drive en que un chico cuenta a un psiquiatra su pesadilla en un Winkie´s y entonces intentan reproducir la escena, salen fuera y.. no, mejor que no pienses en eso, porque acaba fatal.

(Ocurre en los sueños que piensas que estás hablando con alguien, pero tiene cara de otra persona, o estás en una casa que sabes que es la tuya, pero es distinta.. quizá también tu ciudad posea unos rasgos que sólo figuran en tu imaginación, sus calles son tus temores.. si quieres te doy la mano para que un día paseemos juntos por esas avenidas).