martes, 24 de febrero de 2009

MI VÍA REVOLUCIONARIA

Mi amigo Paco me lleva en coche hasta la zona de Teatinos. He quedado con una pareja de chicos. Estoy nervioso. No por el hecho de quedar con una pareja… no es la primera ni será la última. Paco me lo nota y me pregunta: “¿qué te pasa? Parece como si fueras a un examen… y has quedado pa follar”… Y le confieso la verdad: “Paco, están buenísimos… por lo menos en las fotos… no sabes los cuerpazos que tienen…” “¿Y por eso te pones nervioso?... si quieres te espero…” “No, no hace falta… tú vete… luego te llamo y te cuento”… Nos damos dos besos y nos despedimos… Yo ignoro que mi amigo se va a quedar un rato esperándome... preocupado… Él admira que los gays podamos hacer esto… quedar con alguien, sin conocerlo, sólo para pegar un polvo… Yo estoy seguro que los heteros también lo hacen pero lo cuentan menos o tal vez lo hagan menos… o tal vez sean más aburridos… no lo sé ni me importa… y menos en estos momentos… con la excitación que llevo encima… Los chicos son guapos de verdad… uno de ellos, según Cynthia, que lo ha visto en las fotos se parece a Richard Gere pero con mejor cuerpo y el otro es un tiazo que tira para atrás: rapado, fuerte con barba de varios días… Mientras me acerco al bloque me pregunto: ¿les gustaré?... Yo que soy un tirillas y me veo gordo… menuda contradicción para ir con seguridad a follarse a dos tiazos como estos… Llamo al portero: bloque 7 5c… Me saluda una voz masculina… Soy Antonio le digo y me da un código para que abra la puerta. Es un bloque residencial… tiene muy buena pinta… con una gran piscina en el centro… camino buscando el bloque 7 y empiezo a acordarme del libro que me acabo de leer y de la película que vi la otra noche: “Vía Revolucionaria”…



¿Por qué las parejas no funcionan? ¿Por qué nos creemos especiales? ¿Por qué dejamos de amarnos? ¿Por qué nos traicionamos cuando somos dos? ¿Por qué soñamos con cosas que nunca haremos? Encuentro el bloque número siete. Entro en él y llamo al ascensor… Las preguntas que he formulado empiezan encontrar respuestas en mí… Recuerdo mi última traición… hace poco más de dos años… ideé emigrar… escapar… alejarme de España… mi Ítaca era Buenos Aires… lo tenía todo preparado… todo… dejaría el teatro de Martos y me marcharía bien lejos… tenía paro suficiente… dinero ahorrado para empezar allí una nueva vida… contactos en el mundo del teatro… mi amigo Antonio me ofrecía otros en el mundo de la televisión… pero todo se frenó… cuando me senté delante de la concejala para decirle adiós, que me iba y que se metiera su teatro por donde más le gustara… (me imagino miles de sitios por donde ella se lo metería) ella ,cruzando sus piernas, hizo una contraoferta… ¿Por qué te quieres ir? ¡Quédate! ¡Vive donde quieras… lo único que tienes que hacer es programarme mi teatro! Y de repente me vi con la posibilidad de seguir con un sueldo fijo… tentado por su palabrería… “eres el mejor… no me puedes dejar tirada…” pero lo único que hice fue traicionarme… me dije: “Argentina siempre estará allí… que más da un año más…” Tal y como hace Frank Wheeler en Vía Revolucionaria me doblegué, me sometí… fui un Frank Wheeler pero con una diferencia… yo no arrastraba en mi cobardía a nadie… sólo a mi mismo… Pero esas son las pequeñas traiciones que te dejan huella… y el ascensor ha llegado al 5º piso… me bajo con miedo… llamo a la puerta c y me abre uno de los chicos… Menudo piso… joder… menudo tío… Me presento… él me dice su nombre… pero ya no lo recuerdo… es Richard Gere de joven y musculado.. me hace pasar al salón… un gran ventanal… una gran pantalla de plasma emite videos musicales… aparece el otro chico… joder… rapado… con barba de varios días… me dice su nombre… tampoco lo recuerdo… me ofrece algo de beber… pido cola Light… no tienen y me ofrece Fanta de naranja Light… se marcha a la cocina… yo miro un segundo el hipad que lo tienen conectado a un Pioneer… el Richard Gere se me acerca… yo me acerco a él comienza a besarme… llega el otro hombre… “ya veo que no me esperáis…” dice y se coloca detrás mía… me besa el cuello… yo me dejo besar por los dos… rápidamente las camisetas desparecen de nuestros cuerpos… empezamos a devorarnos… el pezón de uno… el sobaco de otro… su polla… mi polla… otra polla… el culo… mi culo… mi estomago… los pantalones… los cinturones… tres calzoncillos Calvin Klein… unos negros, los míos y dos blancos los suyos… me invitan a pasar a su dormitorio… una gran cama de matrimonio… llevan casados unos años… se conocieron hace diez… ambos estaban casados con dos mujeres… pero cuando se vieron, se dieron cuenta que no podían seguir con esa mentira… uno de ellos tiene dos hijos… uno en la universidad… otro de 11 años… es como el hijo de ambos… y mientras nos contamos las vidas… follamos con pasión… ellos me follan… yo me los follo… yo en medio… yo sobre uno… lo penetro… el otro me penetra… me empuja y yo empujo… un porrito para descansar y sigue la fiesta… Y vuelvo a pensar en Frank y en April y en su Vía Revolucionaria… entiendo en ese momento que las mentiras no sirven de nada… que una relación hay que construirla desde la verdad… sin tener miedo a los fantasmas ni a los deseos ocultos del otro… contar… hablar… madurar juntos… atreverse a romper una y mil barreras o tal vez no romper ningunas porque no se necesitan… esa es la única formula para seguir juntos en una buena temporada de felicidad… nos corremos… los tres, más o menos a la vez… seguimos hablando… con los espermas mezclados en nuestras barrigas… la santa madre iglesia, tal vez, nos condenaría… pero yo por unas horas he sido feliz… hablamos de viajes… de cruceros… de fiestas… de drogas… de libros y de cine… me invitan a ducharme y lo hacemos los tres juntos… me visto y me llevan a la estación… Me despido con un: “tal vez nos volvamos a ver…”. Me monto en el tren y vuelvo a pensar que todos tenemos una Vía Revolucionaria que no debemos nunca traicionar.

17 comentarios:

patry dijo...

Debería ver la película para comentar bien el post, pero hay una cosa en la q estoy totalmente deacuerdo,los sueños nos pertenecen y debemos cumplirlos (acompañados o no) sino nunca llegaremos a ser totalmente felices...y con respecto a las parejas...supongo que la COMUNICACIÓN es básica para llegar lejos...detrás queda la fidelidad y los demonios, sino hay palabras sinceras nada es de verdad.
Un abrazote gordo y miles de besos

Anónimo dijo...

Me parece que tienes una mente enferma. Y ahorrate los comentarios de la santa madre iglesia (como tu la llmas) en "estas" cosas que escribes

Unos zarcillos pa mi luna : dijo...

Sólo me pide el seso y el cuerpo pedirte que lo hagas. Tienes que irte a Argentina, y no tardar mucho en hacerlo...ahora está allí.

Traerte el crecimiento y la madurez más absoluta y sólida, profesional.

Ve, coño...sé que tocará volverme a perder. Pero es lo que, estoy absolutamente segura, debes hacer.

Como verás yo tengo sueños pa to, pa mí, y pa repartir...en fin, lo mejor será no frustarse, porque siempre uno libera otro, u otros cien.

Un beso firme y convencido.
Te quiero.
R.

combatientes70 dijo...

anónimo eres un mamarracho... éste es mi espacio, escribo lo que me sale de los huevos.... y lo que tienes que hacer es no perder tu santo tiempo en leerme ¿te da morbo... o qué valiente? Vete al carajo... y púdrete con tus putas enseñanzas...en el fondo me divierte ver como pierdes tu tiempo en mí... que pena me das..

Anónimo dijo...

Mientras no hieras a nadie por el camino, el camino es para recorrerlo "al gusto".

Los heteros también hacemos estas cosas, aunque algunos seamos más o menos aburridos, más o menos sinceros...cada uno tiene su armario particular del que muchos aún no han logrado salir.

Amador Aranda dijo...

Qué buena pelí y qué buena reflexión haces. La verdad es que todos tenemos nuestra propia via revolucionaria...lo mejor, claro está, cumplirla sin herir a nadie, y no frustranos por no conseguirla. Nunca sabrás si fue para mejor o para peor haberte ido...pero te quedaste, y ahora, estás viviendo un momento bueno. Disfrútalo, no es tan tarde como lo fue para Fran y April...te queda mucho por decir, y por dar. Un besote guapo...ah, y si te vas...estupendo también, jeje.

Justo dijo...

No me extraña que la concejala antropófaga no te dejara marchar.. yo tampoco te hubiera dejado.
Cada vez me gusta más cómo escribes. Y que cuentes esas experiencias tan bellas sin enmascararte en nombres no reales, eres Antonio, vemos tu foto, no hay trampa ni cartón: si hablas de tus libros, tus canciones, tus películas, ya estás hablando de tus sentimientos, tú lo sabes y por eso asumes con naturalidad que es lo mismo hablar de eso tan importante que de los polvos que echas.

Lo de Buenos Aires suena tan romántico.. sobre todo por la imagen que nos quedó tras ver Happy together, ¿verdad? Entiendo que quieras vivir esa experiencia, pero bueno, habíamos quedado en que tu Ítaca era Lisboa ¿no?
Te acuerdas de la frase que decía Huma, el personaje de Marisa Paredes en Todo sobre mi madre, algo así como que el éxito, una vez que estabas en él y te acostumbrabas no sabía ni olía a nada, no era nada. Eso pasa a veces con los lugares soñados: a mí me está pasando en París -aunque tampoco es que fuera la ciudad de mis sueños, pero bueno-, que no me supone nada especial estar allí,una vez inmerso en la vida cotidiana, al contrario, me ha servido para apreciar mucho más Madrid, donde estoy ahora de vacaciones.

Pero cada experiencia es distinta: en cualquier caso, tu elección no fue mala, son muchas las personas con quienes has compartido este año en el que has amado y te han amado. Y eso es lo más importante.

Un beso

Jesús dijo...

Nunca es tarde para elegir la via revolucionaria de cada uno.

La oportunidad pasa, pero otra y otra se nos ofrece...
Siempre hay una nueva oportunidad,
y siempre podemos equivocarnos,
o dejarla pasar,
o lanzarnos a vivirla "desesperadamente".

Un abrazote

Clara dijo...

No conocía la película, pero después de leer tu post y tus comentarios me gustaría verla (ya la he encontrado en FNAC.es) pero no se si empezar por el libro...

En cuanto a los deseos... el otro día encontré en un blog amigo esta frase de Aristóteles:
"Considero más valiente al que conquista sus deseos que al que conquista a sus enemigos, ya que la victoria más dura es la victoria sobre uno mismo".

Difícil tarea la de conquistar los deseos... pero no olvides que todo tiene un "por qué" y si has decidido quedarte, tendrá su razón.

Un besito.

mykelangelo dijo...

muy buena entrada ;)

los sueños, los deseos, a veces son armas de doble filo...

está la visión de ella, de la soñadora, que piensa que es especial y que, frustrada, quiere cambiar de escenario porque así su vacío desaparecerá... a veces los sueños se cumplen y no son lo que imaginábamos, porque tras ellos muchas veces se esconden nuestras propias carencias, nuestras debilidades, que nos seguirán acompañando si no sabemos aceptarlas, aún cumpliendo cada uno de nuestros anhelos.

las necesidades a veces son el reflejo de ese tremendo agujero negro que es nuestro vacío interior, que todo se lo traga y que siempre quiere más. siempre hay que tener cuidado con lo que se desea, porque puede cumplirse... pero sin soñar, por lo menos un poquito, es complicado vivir la vida...

mykelangelo dijo...

por cierto, lo que cuentas de tu experiencia hoy por hoy, es un comportamiento tradicional y casi conservador en nuestro 'mundo'. lo realmente revolucionario sería aguantar con alguien muchos años...

combatientes70 dijo...

miguel angel... si para ti lo revolucionario es aguantar que tristeza de vida... y te lo digo porque sé lo que digo... no hay nada de revolucionario ni de moderno ni de positivo en el aguantar... bendigo que las relaciones abiertas estén más extendidas y dejen de ser moderno y se convierta en habitual

mykelangelo dijo...

no es aguantar antonio, no me malinterpretes... que la cosa no es tan simple.

lo que te quiero decir es que desde que los gays son (somos) gays, la normal, lo usual, han sido los encuentros en las finquis, los cuartos oscuros y las parejas abiertas. por tanto eso no me parece nada nuevo ni revolucionario. en todo caso, lo que es novedoso en este 'mundillo' hoy en día es tener una pareja estable, guardar fidelidad o incluso una familia...

no estoy entrando en juzgar(algo que si que haces tu con mi supuesta triste vida...), ni en cuestiones morales. ni siquiera en lo que yo hago o haré si llega el caso. sólo he dicho que no es moderno ni novedoso hacer tríos o follar en un portal o en un parque, eso es lo que siempre se ha hecho en el mundo mariquitil, lo tradicional y conservador. aunque he de decir que a mi los tríos me parecen un poco horteras, la verdad. pero repìto, no tengo nada en contra.

bs.

combatientes70 dijo...

La palabra aguantar tiene un significado para mí negativo... si se está con alguien no se está por aguantar sino por otras cosas... no te he juzgado... no creo, ni se me ha pasado por la cabeza, que tu vida sea triste... es una suposición... lo siento si te ha molestado... de todas formas... me da igual como se organicen las personas... de uno en uno, de dos en dos, o de cien en cien... mientras todos estén agusto y no aguantando por aguantar... eso si me parece hortera... y los gays, heteros o bisexuales que follen si quieren o no... Oye los tríos te parecen horteras... ¿ y una paja y un polvo de toda la vida y una orgía también te parece hortera? Te lo digo porque unas cosas sí y otras no... me parece interesante conocer las razones y tus reflexiones y las diferencias entre tales cosas y que hacen horteras a unas y a otras no... Por cierto bienvenido... que a ti como a mí nos pone una discusión y no me parece nada hortera...

mykelangelo dijo...

gracias guapo,

tienes razón, quizás la palabra aguantar tiene connotaciones negaticas que no quería expresar. lo que quería decir perdurar o algo así.

lo de que me parezca hortera un trío no es algo que pueda justificar, es algo que me viene a la mente sin pensarlo cuando mi lo imagino. supongo que me acuerdo de esas películas cutres pornográficas, o esa estética de las revistas porno que se me antoja algo rancia y pasada.

en cualquier caso ante todo libertad. que cada cual haga lo que quiera, trios, orgías, pajas o casarse en un altar y tener hijos. a veces lo arriesgado, lo revoluvionario no es lo más excéntrico o llamativo.

bs.

Joaquin dijo...

Solo digo una cosa: cuidado, la afición a los dogmas, sólo conduce a la estupidez, porque te obliga a tener que inventarte uno cada dos por tres. Porque luego tu propia vida te demostrará que aquello que te parecía la esencia misma de la verdad era una cárcel en la que no cabe la inmensa variedad de situaciones, inquietudes, sensibilidades y personajes en la que se desenvuelve cada historia.
Y así, incluso los apólogos de la honestidad brutal acaban siendo víctimas de su propia simpleza dogmática. Cuánto daño injusto e innecesario se ha hecho en nombre de la sinceridad, la verdad, la honestidad, esas medallitas fáciles, tópicas, que nos ponemos cuando podemos, pero sólo cuando podemos y nos viene bien.
Creo que cuanta más experiencia tengo (y a veces tengo la impresión de haber pasado por más vidas de las que caben en una vida) menos me atrevo a dar consejos a nadie. Y más convencido estoy de que sólo puedo aspirar a ser maestro de mi mismo, guia de mi propia existencia, y de que, con el tiempo, te das cuenta de lo poco que sabemos en realidad sobre lo que les pasa a los que tenemos alrededor.

Anónimo dijo...

Sigue escribiendo asi guapo, tus entradas ayudan, abren mente.Este mundo es muy aburrido y hay que aprender siempre.Te quiero.
paco