lunes, 24 de septiembre de 2007

COCINA DE SENTIMIENTOS

De nuevo en Lisboa, al final cambiamos Barcelona por esta ciudad... parece ser como si mis vacaciones este año estuvieran necesariamnete ligadas Lisboa. Ahora no estoy solo, Cynthia me acompaña...
Lisboa es una ciudad de ciclos, donde debo volver para sentirme más yo, o simplemente para estar un poco más conmigo mismo. Una ciudad que me invita a reflexión, a la apertura y a la contemplación, interna y externa.
Estoy pensando en la cantidad de sentimientos que estoy expresando, sintiendo y necesitando ultimamente. Todo surge de la necesidad de de amar y ser amado y que ambas se complementen. Tras una etapa llena de frivolidad, de necesidad de reecontrarme con el sexo, de disfrutar sin complicaciones ni culpabilidades, etapa que comenzó en Agosto de 2006 , aquí en Lisboa. Tras nadar un año completo por esas mareas, este agosto y también aquí en Lisboa, mi cuerpo empezó a preparase para sentir con algo más de profundidad. Te fijas que detrás de todo cuerpo, con el compartes una noche, hay una persona que piensa, que siente y que come igual que haces tú. Y necesitas que te aporte y tú aportarle y compartir y dar y recibir...¡Coño, lo que se llama normalmente enamorarse! Y de repente, descubres que empiezas a jugar con tu yo más intimo, que es el que colocas en la sartén de la vida.
Alguien abrió la puerta de mis sentimientos, esa puerta que ni siquiera yo sabía que tenía. Juanjo la abrió (si queréis saber como fue, buscar en el mes de agosto una entrada que se llama Juanjo). La abrió pero no entró y dejó que todo empezará...
Al día siguiente, también aquí en Lisboa, conocí a David, pero estaba tan embriagado de Juanjo que sólo lo vi. Hubo cosas de David que me llamaron la atención pero no quise profundizar en ellas...
Un mes después nos reencontramos en Madrid. Como estoy preparado y tengo las puertas de mis sentimientos abiertas, dejo que David se cuele, David sólo ha dejado pasar una patita Y por ahora no se atreve a más. Y yo tampoco sé que hacer o decir para que siga adelante. Tal vez ese paso no se pueda forzar... lo he visto en otras historias y lo entiendo... debe ser algo natural. Yo mientras, como no sé hacer otra cosas, caliento mis sentimientos en la sartén de la vida. No sé si acabarán poco hechos, en su punto o quemados. Todas las opciones son posibles. No hay una receta mágica. Nunca la hay. Si no se cocinan todo se quedará en una pequeña ilusión pasajera, si la comida sale en su punto, seremos felices mientras la comamos... y que duré lo que tenga que durar... Si se chumascan o se quema: maldición... que se le va a hacer. Siempre quedará el recuerdo de dos noches maravillosas, divertidas... y salvajes... No sé lo que va a pasar: a veces da señales, otras las doy yo... y otras veces, como buen neurótico no veo nada... Sólo él sabe lo que desea... y yo espero en Lisboa que la comida no se chumasque...

11 comentarios:

nemam dijo...

mira que te gusta a ti un viaje.....

que bien que nos cuentes de tí en tu blog. Perri, te esperamos con los brazos abiertos. Besos para Cinthia!

pirata71 dijo...

(Como me encanta A mí eso de (Mira que te gusta a ti un viaje..).


HAy Antonio que tas ENAMRAOOO...!!!

nanuk dijo...

ya era hora!!!!
Que bien que hayas pasado ya esa etapa de frivolidad que no te llevaba a ningún sitio... Que bien que dejes salir todo el calor que hay dentro de tí para compartirlo, déjate llevar y todo fluirá como debe, como la buena comida que se hace a fuego lento y como dice aurora: a su amor.
Vente ya, te esperamos.

Fumandoespero dijo...

Me alegro de reencontrarme con la calidez, tu calidez, desde hace unos dias (cuando estuvo el Uge aqui) decidimos que la canción de este otoño es de Fangoria y se llama "Descongelate", te quiero mucho.

Fumandoespero dijo...

Helmana, yo estoy aprendido a cocinar despacio: ya sabes pisto, papas con choco, paella, pasta variada,...a veces la comida rapida me ha salvado el tiempo, pero no el estómago, y para mi es mas importante el estómago, las visceras, el higado, los riñones, los pulmones, el corazón,...todos rindiendo de motu propio, dejandose hacer, ellos catalizadores de la vida, pero sin duda esenciales para vivir. Me gusta la comida sana y variada, pero compartida, pero a su amor. Me alegro de que se esté cocinando en ti una época de dejarte vivir, de saborear y de dejarte querer...a veces lo pones dificil, ya era hora

Unos zarcillos pa mi luna : dijo...

...al igual que tú, amigo, predispuesta y poniéndome el delantal. Es bueno este querer, pero no menos bueno es sacar del congelador la frivolidad que nos has servido. Sea como fuere...pero siempre pa tu bien, aquí te esperamos y te queremos, como tu eres...con tus neurosis, tus miedos, tu talento, tu talante, tu sentido y sin él...

R.

Unos zarcillos pa mi luna : dijo...

Hoy tengo el día absolutamente de bajón... ya sabes...aquellos juicios filiomaternales que hablamos haciendo camino...debería estar escribiendo una entrada en mi blog y sin embargo no puedo, no quiero, no tengo.

Otro nuevo beso miserablemente sesgado. TQ.

R.

jaemi dijo...

Irremediablemente, el amor llega cuando menos te lo esperas, y una vez que viene, es muy dificil no hacerle caso.
Que tengas mucha suerte!!

pirata71 dijo...

Unos zarcillos pa mi luna, tu forma de expresarte, es maravillosamente rara.
Yo tambien estoy de 1/2bajón deben ser mis cambios de sueño, y ademas me estoy enganchando más de lo que me gustaria, a esto de los blog, con lo que me gusta que me de el viento en el rostramenn....!!

la maestra dijo...

¡Que bueno encontrarse con personas como tu que habla de sus sentimientos y de sus miedos, sin miedo! Quizás algún día yo tambien aprenda y pueda vaciarme con palabras todo lo que tengo dentro y que quiero sacar y no se como hacerlo.

¡Eres más valiente de lo que te imaginas!

Besos entre papeles

unos zarcillos pa mi luna dijo...

querido Pirata, estoy tan bestia parda que me importa una mierda resultar maravillosa o por el contrario rara...eso si, no te permitas el lujo de medio bajón. Descansa cuanto necesites y continua cerca, nosotros también necesitamos saber cerca lo lejano.

Un beso a cachos vanidoso.
R.