jueves, 7 de marzo de 2013

VOLVER

Hoy vuelvo. Un año y cuatro meses después. Sé que ha pasado mucho tiempo. Que tal vez los blogs ya no estén de moda. Pero ayer mientras subía pesas me di cuenta de que lo necesitaba. Durante estos 16 meses y no sé cuantos días, me han pasado muchas cosas, todas ellas importantes. Me enamoré y aposté. Tomé conciencia de esta maldita crisis. Viajé al otro lado del Atlántico, tanto al norte como al sur. Rodé un cortometraje: Caipirinhas en Ipanema. Comencé a compartir mi casa y mi vida con Marcos. Me embarqué en el proyecto de una serie “Hermanos”, tan personal, que me ha tenido absorbido el mismo tiempo que llevo sin escribir aquí y algún que otro mes más. Conocí el placer de viajar como copiloto con la persona que quieres y recorrer media península Ibérica a su lado. Le enseñé los secretos de Portugal y él me enseñó amar el reino de Galicia, sus vinos, sus playas, sus alimentos y sus hombres… (también alguna que otra mujer). Aprendimos a compartirnos sin sentir celos pero permaneciendo juntos. Descubrí el placer de leer a Jhumpa Lahiri… Seguimos yendo al cine y consumiendo cultura a pesar del 21% de IVA. Continué buscando la canción perfecta… Tuve crisis, dudas y miedos y nada de estas cosas las compartí con vosotros. ¿Por qué? Pensé que mi blog había dejado de tener sentido, que había cubierto una etapa y que debía pasar página. Y sí, la había cubierto. Y sí, debía tal vez pasar alguna hoja que otra… pero durante este tiempo de ausencia se fue diluyendo, escondiendo e incluso perdiendo algo muy mío, algo que me había afianzado y que me había dado este blog. Cuando el último día del año 2006 lo abrí, no tenía del todo clara la intención del mismo pero fue el verano del 2007 y un viaje a Lisboa donde encontré la respuesta. Quería trabajar desde mi intimidad, crear desde mí, desde aquellas cosas vividas o dispuestas a vivir… quería transformar mi realidad, mejorarla o hacerla aún más conflictiva… que todo lo que veía me sirviera de inspiración. Este blog sería y fue el frontón, el tablón de anuncios… aquí exponía mis primeras ideas y luego las matizaba y las hacía crecer. Por ejemplo aquí escribí la historia que luego daría pie a mi corto… Pero por descuido, por vagancia, porque la vida me daba otras cosas maravillosas… descuidé este vinculo… lo aparté… quise caminar sin él… y fui perdiendo mi voz. Me fui olvidando de mí… dejaba pasar mil y una idea… no entrenaba… no me practicaba… no transformaba mi realidad para hacerla algo más perfecta… y mi voz se fue desvaneciendo, casi perdiendo… Me fui quedando vacío… Marcos me decía entre bromas: “Te he robado la inspiración”… Y hoy me he dado cuenta que estaba en otro lado… tal vez preocupada en vivir y en escribir esa serie, “Hermanos”, que espero que alguna alegría me dé, intentando ser otra voz. Hace unos días entregué el último capítulo… Marcos me seguía dando toques de atención, Félix desde los Ángeles no dejaba de hacerme propuestas… yo mismo en mi cabeza me tiraba de las orejas… No puedo esperar más. Ayer en la última serie del cuarto ejercicio de espalda una luz se encendió y tomé la decisión, la firme determinación de que mi realidad sea de nuevo en mi inspiración. Tengo que desempolvar mi voz… hacer gárgaras para aclararla… voy a ponerla a trabajar… seré de nuevo un observador… de nuevo jugaré con mi realidad, de nuevo la transformaré. No sé si es una etapa nueva. Un punto aparte o seguido… No lo sé y es lo que averiguaré mientras escribo aquí… He decidido apostar por mi voz. Apostar por mí. Volver por volver… No me queda otra. Es lo único que tengo.

8 comentarios:

Txema dijo...

Volver.. siempre es bueno y cuando el que vuelve dice cosas interesantes como tu en esta entrada es motivo para felicitarte y felicitarnos. Adelante.

Marcos dijo...

No pierdas nunca tu voz, que eso nos hace felices a los demás!

Anónimo dijo...

Chico, que alegría de volver a leerte.
Una prosa fresca, viva...
Se te ha echado de menos.

Gracias por dignarte a volver.

Javi

Jesús de la Torre Olid dijo...

Bravo!

D´Paula dijo...

Me alegra volver a verte por aquí. No se si los blog has pasado o no de moda, quizá un poco sí. pero... ¿sabes...? las cosas que hemos compartido y escrito en ellos no son dignas, las redes sociales, de soportarlas en sus muros.
Un abrazo

Anónimo dijo...

Gracias por volver y regalarnos tu prosa fresca, por esa generosidad que demuestras al compartir momentos de tu vida con nosotros y esa valentía que siempre te ha caracterizado.

Un abrazo desde Martos

Juan Pedro

Anónimo dijo...

Gracias por volver, necesitaba de tus relatos, de tus historias y de tu voz, cientos de veces he buscado tu bolg para leer tus palabras y durante meses no las he encontrado.

Gracias.

Noé Vicente López dijo...

Te estabamos esperando. Un abrazo desde Alicante. :)