jueves, 26 de junio de 2008

LOS FUTBOLISTAS Y YO



Sí, voy a hablar de fútbol. Más bien de futbolistas. Sé que están de moda pero esa no es razón para no hablar de lo mucho que me gusta un futbolista. Creo que en el físico de un futbolista se resume de forma compacta y contundente todo lo que me gusta de un hombre. Hay masculinidad, por tanto hay músculo; hay fortaleza, por tanto fuerza; virilidad, seguridad, chulería, pose, carisma… piernas bien desarrolladas, autenticas columnas dóricas, jónicas, corintias… Pero no los definiría como héroes griegos, más bien como legionarios romanos. No son cultos, ni filosóficos (salvo excepciones), pero sí disciplinados, con muchas ganas de aprender. Tremendamente humanos, pretenciosos, ambiciosos y exhibicionistas… Sus cuerpos despiden testosterona, su sudor provoca vicio y su esfuerzo morbo.

Pero no es todo esto lo único que me atrae de ellos… me tacharíais de frívolo y superficial. Hay algo más, algo que los hace irremediablemente irresistibles: su capacidad para transmitir y expresar con libertad absoluta todo tipo de sentimientos.

Son capaces de contagiarnos su miedo, la incertidumbre, la impotencia, el agotamiento, el deseo, la pasión, la ambición, la alegría, la felicidad sin límites, el dolor, la tristeza, la derrota, el triunfo… y no lo hacen de una forma somera, lo hacen sin miedo… se abrazan, se besan, se insultan, gritan, lloran, golpean con rabia el césped, se desnudan sudados, corren sin parar… y es toda ésta sobreactuación de sentimientos lo que los hace humanos. Y sabemos que no son actores, que lo que sienten es real ya que nosotros estamos experimentando esos mismos sentimientos en parecida escala.

Saben hacernos cómplices del dolor de una derrota, de su impotencia, de su desaliento… Tengo grabadas en la memoria imágenes de futbolistas que definen la palabra dolor: Luís Enrique ensangrentado, con la nariz rota y abrazado tiernamente por una abatido Guardiola… esa imagen es la Piedad más bella desde la de Miguel Ángel. Joaquín, tras perder en Korea, sólo en una ventana, mirando al infinito, perdido… sin entender el porque de una injusta derrota… tal y como estábamos todos.

Pero también nos hace cómplices de la felicidad plena… del orgasmo máximo con sus míticas celebraciones de cada gol, de cada victoria.
Los brazos en tensión, llenos de tatuajes, la mirada brillante, la sonrisa llena de vida, de Cannavaro levantando la copa del mundo… Se puede decir más en tampoco… La estupidez hermética de Raúl solo cobra vida cuando mete un gol o gana una liga…

Sin duda en mi vida… he soñado, he fantaseado, una y mil veces, que tenía tórridas y salvajes aventuras con hombres tan rudos, como frágiles … Imaginar que conocía alguno de estos futbolistas y vivía con ellos algo que, con tan sólo pensarlo, me hace subir la temperatura corporal y vital… Imaginar que un día camino por una playa de Santander y me cruzo con Pedro Munitis, me quedo mirándolo y él me sonríe y me somete salvajemente en una cala del cantábrico… o soñar que voy caminando por la Alfama, en Lisboa y le pregunto a un tipo por una calle, y resulta ser Luís Figo y me invita, tras almorzar juntos un bacalao, a pasar un fin de semana inolvidable al Algarve donde me penetra sin cesar… y yo a su mujer… o un día que decido hacer auto-stop y me para un BMW descapotable y lo conduce Sergi Barjuan y termino haciéndole una felatio y él a mi en una cala de la Costa Brava, por supuesto dentro del descapotable y mirando hacia el Mediterráneo… O una noche salvaje de marcha en Madrid y cuando todo pelotazo vuelvo a casa, me cruzo con Cannavaro que está igual de pelotazo que yo, acompañado por su amigo Gattuso y terminas en un chalet de la Moraleja… más pelotazo aún… rodeado de Chanel, Cocaína , putas, machos y don perignion… y otro día estoy en la Fnac de Barcelona… y un tímido Iniesta me confunde con un vendedor y me pregunta por el último libro de David Trueba… y yo le digo que no soy un vendedor, le digo que me llamo Antonio y que el libro de Trueba es una maravilla y hablamos de literatura en una cafetería… y luego un cine… y luego una cena… y luego un polvo tímido y romántico… y con Iniesta vivo una breve historia de amor que se ve rota porque un día voy a recogerlo a un entrenamiento me presenta a su nuevo entrenador… Un tal Pep Guardiola… y es de esa forma como conozco al hombre de mi vida… ese hombre que un día me pide matrimonio, y yo, que en toda mi vida he dicho que no creo en el matrimonio, termino pasando por el juzgado y compartiendo mi vida con él.

16 comentarios:

Mazinger y yo dijo...

Ja, ja,
eres grande Antonio!
Que buen post digno de El Pais en un día cargado de futbol y de ansia ganadora como el de hoy.
¿Con quien verás el partido esta noche?

compañeradeviaje dijo...

A través de esta ventana indiscreta descubres cosas en común con otras personas. A mi me pasa lo mismo con los futbolistas, mejor que tú no lo puedo describir. Por cierto, ahora que lo pienso, los chicos con los que he estado, eran TODOS futbolistas en un nivel más o menos profesional.
¡¡¡¡ESPAÑA 3 - RUSIA 2!!!!!!

nemam dijo...

sólo puedo decir..


grrrrrrrrrrrrrrrrrr


como los gatillos en celo..

Unos zarcillos pa mi luna : dijo...

pedazo de maricón!!...me encanta, me encantas, me encantan todos y cada uno de ellos...yo también quiero a Pep guardiolaaaaa...¿podemos ser cuatro?...

Luis Gallo dijo...

Mmmm... me ha gustado tu entrada... ¡y me ha puesto malo con cosas tan ricas! Un abrazo.

San Canalla dijo...

Inmediatamente, con lo puesto, salgo de casa para hacerme con toda la prensa deportiva. Y a ver quién es el guapo que se sienta a mi lado esta noche a ver el partido.

D´Paula dijo...

Pues mira, nueva y bonita forma de ver la parte humana del fútbol. Y eso que dicen que en el fútbol no hay nada que así se defina. Me quedo, lógicamente y con tu permiso, solo con los sentimientos expresados en esa relación humana del futbolista que, ajeno a cámaras, reporteros, público y comentaristas, viven esas emociones tan fuertes dentro de un terreno de juego.
Un saludo

Poemahouston dijo...

Yo estaba a punto de enviarte una foto del guapísimo Aitor Ocio respondiendote a tu pregunta de si "hay algo más sexy que el sobaco de Iker Casillas". Me encanta Guardiola, me encanta Aitor (http://nicolasramospintado.files.wordpress.com/2007/01/2ocio8.jpg) y me encanta mi novio, frente al televisor con la camiseta de la selección que le compré yo... para luego quitársela.

¡¡Viva el deporte!!

JORGE dijo...

No tengo duda que tu lupa para ver las cosas destila sensibilidad por doquier. Has extraido bien el lado más humano y lírico de unos personajes que debieran mostrar lo rudo, lo viril, lo testarudo a veces, el músculo... Sin embargo,también poseen su lado exquisito y sensual. Hay que tener ojo de halcón para verlo y pluma para saber contarlo. Hoy creo que lo bordaste.Tú también has ganado por 3 - 0.

Saludos

imc dijo...

gracias antonio!! ea, ahora en paro una temporada...
besos!!

patry dijo...

uy maricón, como están las hormonas en plena final de la eurocopa!!!!
buen recorrido futbolístico, aunque yo me fijo más en sus acompañantes, como esa Mamen Sanz que no sé cómo puede estar con el estúpido de Raúl, o la maravillosa mujer d Carembé uff q piernas por dios pa trepar el monte de venus los 365 días del año.
Y que decir de la esposa de Figo, si te lo encuentras por tu amada Lisboa pasale mi tlf o hacemos un cuarteto de los grandes directamente.
Vaya mozas como diría el maño!!!
Por cierto tú que tienes buen ojo clínico e información valiosa, sabes de algún futbolista que realmente sea gay????? me pica la curiosidad...jummm
besitos goleadores

Justo dijo...

Ay, así que te casas con Guardiola, jaja,,. vaya una selección de sueños eróticos..-

Yo tengo debilidad por los guardametas o arqueros -el término portero no me gusta- y aparte de Casillas, -que me trae loco como sabes-, recordaré siempre a Zubizarreta, que -hablando de sobacos- una vez sacó una foto suya El País Semanal tremenda, la recorté y la tuve puesta bastante tiempo en la habitación, con los brazos alzados y el torso desnudo..

Luego con los futbolistas me pasa como me pasaba con Rocío Jurado, que me encantan pero no quiero oírles hablar, se estropea todo cuando hablan y empiezan con los "pues bueno, la verdad que no ha estado mal, el fútbol es así" y todas esas frases tremebundas.

Ehh, y no os metáis tanto con Raúl, que a mí me gusta mucho.

Esta noche veré el partido en el Hot, con la comunidad osuna. Un besote, Antonio

Joaquín dijo...

Por fin te leo, Antonio!
No tengo ni idea de por qué no me había acercado a tu blog aún... Porque me lo cuenta Jesus o me los resumes tú a veces?
En fin, aquí estoy por fin, y una vez más me quito el sombrero y la cabeza para regalártelos de admiración y cariño. Eres un artista más allá de tu escritura, eres el que hace arte de su propia vida, algo aún mas difícil y hermoso, porque eso sí que es arte efímero. Eres en ti mismo una referencia moral, un universo moral que se autofagocita a base de ir más allá de sus propias fronteras, enseñándonos a todos lo doloroso, apasionante, divertido, la belleza que hay más allá, donde casi nunca llegamos por pura y dura cobardía, o por algo aún más humano y triste: por miedo a la soledad y al sufrimiento. Eres, sobre todo, uno de los grandes regalos que mi amor me ha dado, ya sabes, ese amigo tuyo que a la vez es mi niño, mi vida, mi familia.
Te quiero, te queremos, maricoooon!!

dasty-d dijo...

Aunque no tenga nada que ver con el post he escrito un post en mi blog hablando de teatro haber que te parece. Es el último mensaje escrito al final

la maestra dijo...

Yo quiero un futbolista en mi vida. ¡Qué buenos están los puñeteros! ¡Ya me gustaría!, pero ta faltaó decir que siempre se buscan impresionantes modelos, de largas piernas, esbeltas figuras.... en fin ¡qué se le va a hacer!, tu y yo, no tendríamos muchas oportunidades que digamos, por no decir ninguna.... seguiremos soñando, que eso no cuesta ná y de vez en cuando subiremos al cielo, aunque luego nos estampemos contra el suelo.

D´Paula dijo...

Antonio, en mi blog te he dejado un regalillo. Bueno, más bien, un reconocimiento.
Un saludo