miércoles, 26 de marzo de 2008

LA ETAPA FRANCESA

Ya en Madrid, repaso mis días en la France.

Llego a Lille desde Amberes. Hago una cola para informarme de horarios y trenes para atravesar Francia. Primera sorpresa: mi interrail sirve para más bien poco. Las comunicaciones en Francia se hacen en TGV (como nuestro AVE pero más rápido) y hay que reservar asiento y no dejan muchas plazas libres para los usuarios de interrrail. Olvídate de improvisar, olvídate de ir de una ciudad a otra sin previa organización. intento hacer alguna combinación y me es imposible. ¡Qué agobio, no sé que hacer!. Al final la chica, superprofesional, me hace unas combinaciones más o menos lógicas, pero sin margen ni libertad de movimiento: Lille, Paris, Nante, Bourdeos... y en Burdeos ya veré como entro a España... menuda diferencia entre Bélgica y Francia... En Bélgica no tenía que pasar ni por taquilla, te montas en el tren que quieres y a la hora que quieres... los trenes son rápidos, puntuales y constantes... igual pasa en Suiza... y en Alemania... y en Dinamarca... es la forma de sacarle rendimiento al interrail... La situación me ha sobrepasado... y encima no deja de llover... busco un hotel... necesito dejar el macuto y perderme por Lille... el hotel una mierda... mejor no entrar en detalles y sigue sin dejar de llover...bajo el paraguas recorro las calles, las plazoletas y descubro empapado Lille... al regresar al hotel tengo problemas en el baño... discusión medio en inglés, medio en Español, con la ayuda de Jesus de la Torre que me asesora vía móvil, y consigo que me cambien de habitación... la calefacción es una mierda... todo es una mierda... estoy deseando que deje de llover.

Cuando amanece, me visto, ni se me ocurre ducharme allí y salgo para París en el TGV, el viaje dura menos de una hora y a las 8:30 estoy en París... pillo el metro y voy de la estación norte a la estación de Monntparnasse y dejo en consigna el macuto... tengo 3 horas hasta que salga mi tren a Nantes y estoy en el corazón de París... Doblo la esquina del primer bulevar, tras salir de la estación, y veo la punta de la Torre Eiffel y como un niño me emociono. Me doy cuenta que la imagen de esa torre está conectada con mi infancia, con la idea de viajar al extranjero que tenía desde niño... y un extraño hueco, pasadizo espacio temporal, se abre en mi pecho o en mi mente... y me siento vulnerable y solo y presiento que mi alma tiene necesidad de cosas nuevas... que soy un solitario pero que algunas veces necesito algo más... Intentas no profundizar, quieres ver París y pillas un metro hasta el Odeon, sales del metro y te encuentras en el barrio latino... en el puente de San Miguel y Notre Damme al fondo... y tanta belleza te comprime y te enfada... y te gustaría haber organizado un viaje sólo a París... pero recuerdas que este viaje ha sido totalmente improvisado... y que ya habrá otros Parises... y que esto sólo va a ser un videoclip o un trailer de todo lo bueno que me espera en esta ciudad para cuando vuelva... calles elegantes, edificios racionales... todo perfecto... y andando y descubriendo te vas acercando a la estación y te vas despidiendo de París... y llegas a Nantes y la ciudad te recibe con sol y frío... y buscas un hotel y encuentras uno en el centro:bueno, bonito, barato y confortable... me ducho... me pongo guapo... y hace sol... y salgo a la calle... y como en un sitio barato y observo Nantes y descubro que es burguesa y cómoda y bella y peatonal y con una catedral elegante y sobria y llena de cafés... y con una fabrica de galletas única... y compro galletas... y sigo recorriendo cada rincón... descubro el río y lo paseo... y compra cd, de musica francesa, en la fnac...

(Un poco de música francesa)



hay vida en la calle... por la noche los restaurantes están llenos y tras cenar... en un bar conozco a un hombre de la zona, me cuenta que es vinicultor y me explica que hace un vino blanco, seco, delicioso y yo me imagino compartirlo con Rosana y Jose y quien se apunte en una de esas maravillosas cenas que compartimos...

Y al día siguiente salgo para Burdeos y sale el sol y llueve... y Burdeos me recibe elegantísima... y me encuentro con conocidos... Sergio Liebana y su familia... y se portan de escándalo... y Sergio nos invita a cenar en un pedazo de restaurante al lado del Gran Teatro de Burdeos... y paseo bajo la lluvia con el río al lado... y me siento feliz... Burdeos me recuerda a Donostia... y al día siguiente salgo para Toulousse, la ciudad rosa y lo es como el ladrillo de cada una de sus construcciones... y tiene un puente único que al atardecer se llena de luz rosa y eso unido al color rosa de la piedra te ofrece un espectáculo único... y paso el día recorriendo iglesias, monasterios y catedrales... y decido que en este viaje he profundizado bastante en la cultura centroeuropea... y que va a ser necesario un poquito de Caribe, o de New York o de Mediterráneo, o de mar negro, o de Isreal y Palestina... que he hecho todo un master en románico, gótico, renacimiento, barroco, neoclásico, rococo europeo... Y descubro que Toulousse está llena de negrazos y negrazas... siento que podría estar en el Bronx y me río de todos esos que dicen que en España tenemos inmigración... y gritan que se vayan... y apoyan a un partido reaccionario y xenófobo... a cada uno de los que han votado esa opción política, me los llevaría a un país extranjero y que empiecen allí una nueva vida... sin trabajo, sin dinero y sin conocer el idioma... y tras pasar un para de años allí... que hablaran de inmigración y cuando descubran en su piel lo que es la xenofobia que hablen... bueno... y por la noche me doy un homenaje en un pedazo de restaurante y la mitad de las mesas están ocupadas por españoles... Y pienso, no dicen que estamos en un crisis profunda... Mentira: toda Europa está llena de Españolitos... hasta el rincón más escondido... y me doy cuenta que lo que no puede ser, pero es, es tener una hipoteca... porque quiero tener algo mío... viajar dos o tres veces al año... salir de marcha y cenar fuera de casa cada fin de semana... y pretender ahorrar a final de mes... anda ya... seamos consecuentes... tenemos un nivel de vida de escándalo... y la crisis... no sé donde está... ¿será otro invento del PP? Al final estos serán los que no sienten la crisis... y pa celebrar esta crisis inventada y mi ultimo día de viaje, termino la noche bailando una música única en un club de Toulousse... como ésta que me hizo viajar cuando era algo más joven...

3 comentarios:

Unos zarcillos pa mi luna : dijo...

a tí en parís lo que te pasóóó, fue que te absorbió uno de sus poros, de esos que'l Santi de nuestra Cinty nos contó en su blog ("París poroso")...solo que entonces fue cuando empezaste a pasear el plano real....

Besos negros que nos paseen por USA...y de ahí pabajo.

R.

pirata71 dijo...

visataste tambien francia...... avermelo dicho hombre............!!
yo tambien estuve pero en el sur. moliets, conoces las landas Francesas? todo oceano

pirata71 dijo...

por un lado porque hablan frances y por otro porque lo hacen muyyy bajito,mira que hablar frances.....je,je, los gabachos son un poco raros, pero se les coge cariño...