viernes, 17 de agosto de 2007

PESADILLA EN MARTOS STREET

Hay días que se convierten en autenticas pesadillas y de los que sólo puedes escapar durmiendo... Pero el sueño no llega y la pesadilla va creciendo y se va acelerando de forma angustiosa... hoy podría ser uno de esos días... En apariencia, la escenografía que envuelve este 17 de agosto es magnífica: día de calor, la calle llena de gente, es viernes... pero lo que te va ocurriendo, los sucesos que se precipitan sobre ti hacen que todo se vaya oscureciendo. Que el calor ni lo sientas, que el sol ni lo veas y sientes que todo es terriblemente gris y que la gente que está a tu lado o andan por la calle sean unos auténticos gilipollas... en definitiva que un día de agosto se convierta de repente en un frío día de enero... lo dicho toda una pesadilla... te levantas y ya sientes que algo no funciona... que el agua de la ducha no te empapa y no te espabila como debería... que no sabes que ropa ponerte... que no te apetece ir a trabajar... porque sabes de sobra lo que te espera... y cuando llegas al puto trabajo, todo lo que pensabas que podía pasarte te pasa... e intentas que te resbale y te pones el traje de neopreno o impermeable... e intentas mirar con ironía y cierta superioridad lo que está pasando a tu alrededor y en un primer momento lo consigues... pero el bombardeo es fuerte y viene por todos los lados y el neopreno se jode... y lo que no querías que te afectará te afecta... y un viejo conocido dice algo que te jode y algo que esperabas que te pasara no pasa... y no recibes ningún mensaje al móvil que te haga sentirte algo mejor... y te llaman para decirte que eso en lo que habías puesto tantas ganas tampoco va a pasar... y sales a la calle y te cruzas con gente que no quieres saludar ni ellos tampoco te quieren saludar a ti... y llegas a comer a casa de tu madre y tienes esa típica discusión porque tu madre pretende seguir controlado tu puta vida aunque tengas 36 años, ya que ella piensa que estás equivocado y estás desenfocando tu vida... y termináis a voces... y decides que quieres desahogarte y no eres capaz de gritar por la calle y cagarte en la puta madre de más de uno y decides que vas a vengarte vía móvil... sacas la agenda de tu móvil y comienzas a hacer desaparecer de ella todos aquellos contactos que quieres que desaparezcan de tu vida: números de teléfono que jamás volverás a marcar, a los que no podrás mandar ningún mensaje, ya que al borrarlo desaparecen de la memoria ( y a mí sólo me queda la del móvil) y de esa forma nunca más podrás a volver a ponerte en contacto con esa persona, la borras del móvil y desaparece de tu vida para siempre... y mientras borras móviles y mensajes... llegas al mercadona y compras cosas que no sirven pa nada... y aún menos comida porque te sientes terriblemente gordo... y de allí a tu casa... te encierras en ella... apagas todos los teléfonos e intentas dormir pero no puedes... la pesadilla sigue, continua y das tumbos en la cama y sudas y tienes la sensación que te has equivocado en todo y que vaya mierda de vida... ¿qué coño hago aquí? ¡Que necesito escapar pero no tengo valor! Y como no puedes dormirte y los putos obreros, de la obra de al lado, no descansan ni en la siesta, decides desahogarte en tu blog... y escribes... escribes... escribes... esperando despertar de la pesadilla pero no despiertas ya que esto es la puta vida... y me siento como si estuviera dentro ela pelicula happy together de mi admirado wong kar wai



8 comentarios:

Kt. dijo...

Así de perra es la vida (a veces) y más perra es cuando después de borrar ese número, ese del que más nunca quieres recibir un mensaje, vuelve aparecer cuando menos lo esperas un "hola ¿como estás?" y aunque no tienes el número en la memoria (la que te queda) igual sabes quien es...
Que perra vida!!!

Besos.

combatientes70 dijo...

que certera eres en tus palabras KT... pero ese mensaje no debería llegar y si llega... tener la capacidad de enviarlo a la basura... difícil capacidad

Belén dijo...

No hagas como yo, que los borro y estan en el ordenador... entonces no se si estan en mi memoria, o donde carajos!

Un placer, un beso

Kt. dijo...

¿Que si te ayudo?

Podemos pactar ayuda mutua, sería lo justo, ¿NO?

Que yo soy incapaz para muchas cosas...

Besos.

Rocio dijo...

vaya día sí..acabo de leerlo, hay días en los que mejor casi no salirse de la cama..porque nada sale como uno esperaba, y las cosas van a peor..creo que son días de prueba, la vida le pone a uno a prueba y puede que ayuden a saber que es lo que uno quiere y no quiere hacer.
a respir hondo y a contar hasta diez.
Muak;)

jesús dijo...

Este es el tipo que ganó el factor X en inglaterra...Vaya cara se le queda al jurado (sobretodo a la pelirroja)

http://www.youtube.com/watch?v=1k08yxu57NA

Qué fuerte!

fumandoespero dijo...

Hay dias y dias, a veces semanas...hasta meses...pero todo se pasa, lo bueno y lo malo, por eso hay que aprovechar las buenas épocas y no darle demasiada importancia a las malas para que no se crean protagonistas. Besos helmana

la única tonta según el refrán dijo...

pues eso