domingo, 17 de enero de 2010

PARA FOLLAR NO HACE FALTA TANTO

“Para follar no hace falta tanto”. Miguel está deseando poder utilizar esta frase… Dani quiere que sea el título de mi próxima obra de teatro y yo quiero ser capaz de decirla esta tarde, sin miedo y explicarla.

He quedado con el tal David dentro de dos horas, vamos a tener una conversación en toda regla, donde hablaremos de nosotros… será una despedida… no puedo decir que sea una ruptura ya que no somos absolutamente nada… todo empezó de la forma más tonta… un viernes de resaca… yo tumbado en la cama… un perfil que me llama la atención… un intercambio de mensajes… ¿Nos vemos por la cam…?, me pregunta…. Y yo que no utilizo nunca la cam, acepto… nos tiramos hablando un buen rato. Nos proponemos una cita… os aseguro que yo sólo quería follar… hacia días que había roto con Filipe… pero vi que para pegar el polvo que me apetecía, tenía que revestirlo todo de un punto romántico y si lo pienso algo hortera… Limpio la casa, preparo una cena fría… con vinos y patés… él llega… hablamos, cenamos… y pegamos el polvo… nada del otro mundo… un polvo… el tal David dice de quedarse a dormir… yo lo dejo… cuando me despierto por la mañana, me siento mal… hace nada dormía con Filipe y casi le pido que se vaya… A los dos días recibo un mensaje del tal David … me pregunta cómo va mi vida… me gusta el mensaje y lo llamo, hablamos y quedamos para volvernos a ver… a mí me apetecía pegar otro polvo pero como sé que a él no le gusta el sexo por el sexo… le propongo un cine… y de esa forma empezamos a compartir cines, teatros, cenas y concluimos siempre en polvo… yo me voy abriendo y voy dando, para mí es lo más fácil del mundo… voy conociendo más cosas de él… me empieza a interesar, el tal David lo nota y es entonces cuando deja de mandar mensajes… empiezo a organizar yo las citas y el tal David acepta… pero no propone… mando mensajes… responde… pero nunca me sorprende con uno… empiezo a darme cuenta que algo falla… veo la famosa luz roja… pero no me la quiero creer… sin darme cuenta ya estoy dentro… yo sólo quería un polvo y ahora me doy cuenta que el tal David también buscaba, como yo, solo eso… sexo… ¿por qué no lo dijo? ¿por qué se empeñó en cenar, compartir patés y vinos, cines, teatros, paseos por un Madrid helado, cenas en los conspiradores, cenas en el piso? ¿Para que todo eso si sólo quería follar? El resto era un puto adorno ¿No creéis que para follar no hace falta tanto…? no hace falta dar tanto para pegar un simple polvo… Exponer tanto de ti para correrte e irte… No necesito esconder el sexo debajo de ningún falso halo… y cuando empiezan a surgir los sentimientos desaparecer sin más… hace una semana tuvimos una última cita… cena, teatro y polvo de más de 4 horas… al finalizar el polvo dijo que se iba… abrí la puerta de casa y con un tímido beso me dijo: ya nos veremos… Sé que por él en ese justo momento se hubiera acabado todo… para mí se acabo… pero decidí que no se lo iba a poner fácil… quiero hacerlo pasar por el trago de que me deje… que sea capaz de mirarme a los ojos y me diga yo no quiero nada serio… sólo buscaba… sexo… y entonces yo lo miraré y le diré… David, para follar no hace falta tanto… Me levantaré saldré del café y me podré en mi iphone una de las más bellas canciones que he oído en tiempo… Me dejaré envolver por la voz dolorosa de Miguel Poveda y dejaré que la música adorné mi adiós definitivo… pero eso será dentro de una hora… dentro de una hora dejaré que el jazz se funda con la copla, las guitarras se vuelvan violines… y que este chaval me cante al oído… “Vamos a dejarlo así…”

9 comentarios:

JD dijo...

Antonio,

¡Qué desastre! Un desastre que no es una catástrofe ni una tragedia, que ocurre todos los días y que no requiere de despliegues humanitarios ni portadas de periódico. Seguimos vivos, alimentados y sin amor.

Es el desastre de la ficción, ¿cuándo fue la última vez que nuestra generación visitó la realidad? A mí me gustaba más cuando la ficción empezaba al otro lado de la puerta de una sauna...un instante sin consecuencias. Hoy la ficción ha salido de esos cuartos oscuros y el instante se apodera del total de una vida, ya nada tiene consecuencias.

Hoy no hay nada que romper -tú lo has dicho-, aunque se despide uno de manera higiénica, por sms y con artes de jefe de recursos humanos: "lo sentimos, su perfil no encaja, aunque tiene Vd. muchas posibilidades y no tardarán en volver a llamarle".

Vivimos en la era Low-Cost. Un viaje de fin de semana por un módico coste al interior de otro ser humano; pero que sea rápido, que hay que estar de vuelta antes del lunes por la mañana. Este finde Paris y Didier, el próximo Berlin y Klaus. Llevamos la lista de lo que hay que visitar y no se nos ocurre extraviarnos por otros callejones más íntimos y personales por que no están en la guía. Lonely Planet...very lonely.

JD

patry dijo...

Eso digo yo... que manía con intentar aparentar lo que no es....ponlo en su sitio...

besos empolvados

Jesús dijo...

Para follar no hace falta tanto pero en la vida necesitamos creer que hay algo más que follar.

La soledad, amigo, la SOLEDAD.

Que hace que los hombres vivan historias profundas y verdaderas en unas horas.

Que hace que el encuentro de corazones de pánico.

Un abrazo

Mazinger y yo dijo...

Querido Antonio,
yo me voy a poner esta vez de parte del chico al que vas a dejar. Para follar es verdad que no hace falta tanto, pero ¿y lo divertida que es la ficción que uno se crea alrededor? Sin esa ficción a veces el intercambio de fluidos se queda en bien poco.

Anónimo dijo...

Chiquitin... para follar no hace falta tanto, ni para darse cuenta de lo tierno que eres tampoco... Para mi que te ha gustado ese tal David. Y eso esta bien. Y duele cuando no te corresponden. Normal. Aunque solo hubiseis follado te habria gustado tanto o mas me temo. Love is real, really love...

Fdo: La mujer que perdio los acentos.

Anónimo dijo...

Buenas, Antonio,

Pues supongo que el tal David es el menda del que me hablaste en Atocha. No hay que dar más vuelta a la lavadora: centrifuga (o fagocita, que me encanta esa palabra) el recuerdo y ya está. No hay nada peor que esta gente a la que le tienes que sacar las cosas que sienten/que no sienten, que piensan/pero que no hacen, que hacen/pero que no piensan, y todo por un trauma/una opción/un dilema que tienen en la cabeza.
En el póker del amor se diría que es el que pone las cartas sobre la mesa el que pierde. También en el amor hay fullería.Y tahúres (..¡qué me gusta esta palabra!).
Besos,

Jesús

PD. Gracias por tu recomendación de McKee...pero ¿de verdad que tiene 500 hojas?..Dios...¡a ver si me pongo de baja para poder leérlo!

Poemahouston dijo...

Lo siento, no tenía ni idea de todo lo pasado, ni con Filipe tan siquiera. Algo tarde e inoportuna, supongo.

Yo también pienso que para follar no hace falta tanto. Sólo que poca gente se atreve a gritarlo a los cuatro vientos, sobre todo si está delante alguien implicado en tus prácticas amorosas.

Supongo que todo depende de que nos gusta crear vínculos para sentirnos un poco menos solos, aunque sean de 20 minutos y alguna copa.

Besos.

Justo dijo...

Cómo me gustan tus vicisitudes,y la manera en que las cuentas.. pues están llenas de vida, y eso es lo importante. Pero en este caso tú eres un poco David y David un poco tú, ¿no te parece? En ese juego del gato y el ratón primero uno da un poquito más, asoma la patita, y luego al ver que otro se asoma, se retira, y luego puede que aparezca de nuevo... es un juego de sentimientos y de soledades con sexo por medio. Tanto si cuaja como si no -lo más probable, por lo que cuentas- habrá merecido la pena, quizá.. hay veces que en un polvo se pone la vida entera, tú lo sabes. Y si no pues con el siguiente.. (pero si echásteis el polvo de cuatro horas no está mal). ¿Y la película y el teatro que vistéis, cuál era?

A estas alturas sé que no te va a sorprender si te digo que me gusta mucho Miguel Poveda. Lo raro sería lo contrario, ¿verdad? Avísame si quieres verle en el Español, please.

Un beso grande

ma dijo...

jomío, tienes más razón que un santo...

para follar no hace falta tanto, ni para no follar tampoco, que también se ha dado el caso...