viernes, 3 de octubre de 2008

DE MADONNA A RUFUS WAINWRIGHT Y CULO QUE ME TOCA.

Inicié estos 15 días de vacaciones viendo a Madonna en Sevilla. Un supermegahiper espectáculo que no te puede dejar indiferente y ayer concluí mi verano disfrutando de un concierto íntimo y maravilloso de Rufus Wainwright en el teatro Cervantes de Málaga. Dos espectáculos tan diferentes pero que sin duda tenían algo en común. Anoche intentaba averiguar que era lo que unía a Madonna y a Rufus. Y llegué a la conclusión que era que ambos sabían disfrutar con su ano. Que no tenían ningún complejo en poner su culo, en disfrutar de él o saber hacer que otra persona disfrute del placer anal.

El disfrute del ano es uno de los grandes tabúes de nuestra sociedad y está enraizado en lo más intimo de nuestro propio ser. Una de las películas que más me han influido, de diferentes maneras, en mi vida, La ley del deseo. Comenzaba con un tipo pidiéndole a otro que se lo follara… En realidad todo era un juego… y cuando el tipo que llevaba la voz cantante le pedía al chapero que le dijera: “¡fóllame!”. El chapero se volvía molesto y le decía que eso no era lo acordado…



Parece ser que si una persona es penetrada analmente por otra, la que está siendo penetrada se siente en inferioridad frente la otra. Hay personas que pueden sentirse de esa manera. Razones muchas. La primera, que la otra persona, la que te folla, te haga sentirte así. La segunda, que la sociedad, la educación nos haya inculcado a través de las religiones, de las costumbres, de los ritos… que dicha práctica es algo vejatoria, pecaminosa… y por lo tanto se rechaza. La tercera, está en nosotros mismo, vernos en inferioridad de condiciones frente al que nos penetra… Así podría enumerar muchas más… pero sin duda hay una razón física que nos frena y es el dolor… Tengo que reconocerlo, de primeras… si no lo has practicado nunca… y la persona que hay frente o espaldas a ti, cree que un culo es igual que una vagina y lo trata de esa manera no resultará fácil… Un culo es otra cosa, ni mejor ni peor, sino un culo… y hay que tratarlo con mimo… hay que saber hacerle mil y una caricias para que se abra poco a poco… no hay que tener prisas… no hay que ser brusco… hay que saber quererlo… amarlo… humedecerlo, activarlo… un culo está cerrado pero dispuesto a abrirse y hay que buscar la llave… ya que una vez abierto dentro nos espera mil y un placer… Dicen y creo que llevan mucha razón… que dentro del ano, los hombres tenemos escondido nuestro gran secreto, nuestro punto G… y cuando digo los hombres… no me refiero a los homosexuales… sino a todos… es ahí, en ese maravilloso lugar, donde Dios nos colocó el botón que desata todos nuestros orgasmos…

Me pregunto, siendo eso así, y puedo certificarlo ¿por qué se niegan heteros y homos a disfrutar de dicha práctica? Dicho uso nos hace más libres, nos hace romper tabús… y nos abre nuestros propios límites…

¿Cuántos prejuicios propios, internos y personales tendremos que romper más? Muchos creemos que vivimos en una sociedad libre… pero eso es mentira… lo que pensamos eso, vivimos en una burbuja falsa… una burbuja llena de permisividad… de vida positiva… de creernos que esta sociedad es una sociedad abierta… y lo cierto es que tenemos la bases para que así sea… pero los miedos están dentro de uno mismo… no fuera… Somos nosotros quien nos limitamos… quien nos ponemos excusas para negarnos a exteriorizar lo que sentimos… estoy seguro que habrá muchos hombres que disfruten de su punto g en intimidad pero que en público se nieguen a aceptarlo… que en la intimidad de su casa, de su dormitorio, de su baño… disfruten de mil y una cosa que jamás serán capaces de confesar en la barra de una taberna, a sus amigos o a sus familiares… ¿Dónde empieza la intimidad y donde acaba la cobardía vital? Muchas veces se confunden… se enredan y no sabemos o no queremos separarlas, diferenciarlas… es mucho más fácil vivir íntimamente en cobardía… limitar tu propia libertad.

Por eso Madonna y Rufus son grandes, son libres… ellos se muestran sin prejuicios… sin miedos… confiesan sus secretos, los muestran en sus obras… juegan con su intimidad y la convierten en música, en arte… No le tienen miedo a su culo… saben disfrutar de él, saben vivir la vida.



7 comentarios:

la maestra dijo...

Hay quien se queda con el ano, como orificio del cuerpo que corresponde al extremo inferior del tubo digestivo y por donde se evacuan los excrementos, y viven así toda su vida. Están en su pleno derecho si al hacer uso del ano para otros menesteres sienten más dolor que placer. Pero si el dejar de sentir por tan hermoso orificio es por prejuicios sociales inventados por la mente humanacobarde, y dejan de experimentar, como tu bien dices, con mimo, caricias, sin prisas... un placer sin igual, simplemente, no saben disfrutar.
No entiendo acción vejatoria en un acto que forma parte del juego erótico en la libertad de gozar. Más vejatorio veo no hacer lo que realmente deseo e ir en contra de lo que siento, por miedos ajenos que hacemos nuestros.
En esta burbuja falsa ¡cuanta ignorancia cabe!

Besos que saben sentir

patry dijo...

Estoy deacuerdo contigo y con la maestra además añado la carga histórica que persigue al penetrado analmente, era y es aún vigente en culturas como la árabe como el maricón real...eso en cuanto a la homosexualidad que muchos heteros temen ser tatuados por esa condición sexual por el mero echo de ser penetrados analmente.
Punto dos: el ano hay que tratarlo con tacto de eso no hay menor duda, pero yo comparo al hombre que le gusta ser penetrado con el dedo de su señora con la señora que le gusta toquetear su clitoris a modo badurria y no lo reconoce.
Lo que más pena me da en estos casos es que ya no podemos hablar de señores y señoras sino de jóvenes...escuchar a una chica de 26 años que no se vé metiéndose el dedo o a un chico de 30 q por el culo ni el bigote de una gamba me parece de lo más triste,porque el sexo es maravilloso te metas donde te metas ...bienaventurados aquellos que nos dejamos penetrar!!! a fin de cuentas disfrutamos

San Canalla dijo...

AMÉN en Español,
AMEN en Griego,
AMEN en Francés.

אמן en Hebreo,
آمين en Árabe,
アーメン en Japonés.

Seis veces AMÉN.
Y todo por placer.

Poemahouston dijo...

Vaya temita... interesante... y mucho.

La gente tiene tabúes con este tema porque son lastres heredados de nuestro pasado ultracatólico y derechista por cojones. Es como lo de chupar, lamer... otro tabú. ¿Cuánta gente confiesa sinceramente haber tenido sexo oral o anal? Una pena, de verdad. Qué aburrida es la gente...

A mi me ha encantado la entrada, y a mi novio también.

Mil besos.

Justo dijo...

¡No puedo estar más de acuerdo contigo, amigo!

Y la reflexión musical es muy interesante -recuerdo que mi ex siempre dividía la música en anal, vaginal,.. escuchaba una canción y decía: ésta es anal..-.

Aparte del dolor inicial -que reconozcámoslo, puede ser muy intenso, aunque también depende de cada persona- son los tabúes de los que hablas los que pesan, me parece.
Y es un rechazo muy profundo, parece como si el honor o la integridad de una persona se pusieran en solfa por esto: en fin, ellos y ellas se lo pierden, el placer de penetrar o de ser penetrado analmente.. que puede llegar a ser inconmensurable.

(No puedo ver los vídeos, no sé lo que has puesto, mañana entraré de nuevo. Por cierto, otro afortunado que fue a lo de Madonna ¡qué envidia! Ya conozco varios. Y el teatro Cervantes de Málaga me trae muchísimos recuerdos.. de infancia. Un beso).

Unos zarcillos pa mi luna : dijo...

Como canta Da, “ Voy a contar una historia real/ Del cuñao de un amigo mío/ La canto en primera persona/ para hacerla más real…”

Todo empezó cuando haciendo el amor descubrí que el ano también existe…que le pasa como a Teruel. Una vez que lo visitas y sabes que está, siempre quieres volver. Es garantía de orgasmos animales y múltiples… ando perfeccionándolo. El sexo no es ni más ni menos que eso, sexo. Es cabeza, y en la medida que en ella te quepan cosas, entrará todo mejor en el resto de los orificios…Abogo por el ano. Con cuidao a los que empiecen…y consultad, que hay lubricantes específicos, sustancias para dilatar mejor, posturas, etc…todo un mundo…Que nos den, que nos vayan dando…

Nota: El placer también es de recibo…Queridas, por fin un arnés sin hebilla que ofrece una total sujeción y comodidad tanto para quien lo lleva puesto, como para quien recibe la penetración. El velcro te permite además quitártelo y ponértelo rápidamente…¡Fundamentales si quieres tener un “manos libres” de lujo!”. De lo más cool…erotismo puro

Besos negros, como no podía ser de otra forma.
R.

@ELBLOGDERIPLEY dijo...

¡Hola! Te he ido leyéndo y descubriendo a través de Justo, y me gusta mucho tu Blog, esta entrada (aparte de Rufus) me ha gustado, una reflexión sobre el placer anal, original, muy bien explicada y con un análisis desde varios puntos de vista, sinceros e imaginativos. Así que he decidido ponerte un linkecito en mi blog, y dado lo que me ha gustado la entrada, (y otras que he leído ocasionalmente al descubrirte), así como la sinceridad de tus comentarios siempre, que he leído, pues nada, espero pasarme más por aquí, y lo mismo te digo sobre mi blog, en donde tienes tu casa.
Un abrazo.