martes, 5 de febrero de 2008

DIARIO DE VIAJE 2

MADRID. Martes 5 de Febrero 2008



Ya en Madrid os intento resumir lo que ha pasado en estos días por Lisboa.

Fue una larga noche la del sábado. Cynthia y yo nos arreglamos y nos pusimos lo más guapos que pudimos para ir al estreno del Nuevo Ballet Español en el centro cultural Belem. El espectáculo "Sangre Flamenca" maravilló a más 1400 lisboetas, que al final del mismo se levantaron y ovacionaron sin parar durante más de cinco minutos. Nosotros nos sentíamos felices por compartir este éxito con ellos y por disfrutar de tanta belleza, tanto sentimiento, tanta clase, tanto estilo... Rojas y Rodríguez dieron lo mejor de ellos mismos sobre el escenario y nos hicieron vibrar.

Tras el espectáculo teníamos cena para celebrar el cumpleaños de Carlos y nos fuimos para "bica do sapato", el restaurante más de moda de Lisboa y de allí a la discoteca "LUX" donde va toda la gente guapa de Lisboa. El ambiente era muy de postureo, vigilancia por todos lados, lo que hizo que no pudiéramos soltarnos todo lo que quisimos. Y como avanzo la noche, entre copas, conversaciones y risas, el grupo se fue deshaciendo. En un momento dado, me encontré solo en mitad de la pista house y no lo dude. Saque del ropero mi cazadora nueva y me marché para el barrio alto y para el Trumps. El ambiente del Trumps era todo lo contrario que el del lux. La gente se divertía sin corsés, bailaban sin parar en sus dos pistas y me uní a la locura del Trumps hasta que lo cerraron. Conocí a un brasileiro muy cariñoso que insistió en invitarme a un after, pero yo quería dormir, llevaba más de 24 horas despierto. Y me amaneció de vuelta al hotel. Me paré en el mirador de San Pedro, que lo acaban de abrir tras años de obras y estando allí las luces de las farolas dieron paso al día y contemplé Lisboa a mis pies. Desayuné en mi panadería favorita: "san roque" y llegue al hotel.

Despertamos pasado el mediodía. Llovía pero de repente salía el sol. Caminamos, tapados bajo el paraguas o bajo el sol de febrero, por todo el barrio alto, bajamos por el chiado hacia la plaza del comercio, nos encontrabamos todos los restaurantes cerrados... Atravesamos la baixa, el rosio y decidimos meternos en el hard rock café que hay al principio de la avenida de la liberade. Comimos como posesos (desde entonces tengo mal el estómago). Volvimos caminando de nuevo hacía el barrio alto para de esa forma bajar las hamburguesas, aros de cebolla y nachos... Recibí la llamada de un amigo de internet y quedé con él en la puerta del Fnac. Cynthia se fue a pasear. El chico me invitó a conocer su pueblo: Paso de Arcos, un precioso pueblo costero a pocos kilómetros de Lisboa. Y vi atardecer desde su cama... Una gran cama, al lado de un gran ventanal, tan grande como la cama... desde el que se veía todo el atlántico... Mientras él se duchaba yo me dejé llevar por la imagen... seguro que cuando pasen los años... no recordaré el nombre de ese chico (creo que ya no lo recuerdo) pero jamás podré olvidar esas vistas... esa puesta de sol solitaria, en una cama desconocida que por unos minutos desee que fuera mía... poder vivir allí... me sentí parte de esa casa... como si me perteneciera... como si quisiera vivir esa vida... quedarme allí para siempre... pero no fue así... Tuve que volver al hotel... volver a mi vida... dormí junto a Cynthia una siesta reparadora y salimos a cenar... fuimos hasta la cervecería de la trinidad... y disfrutamos con sus azulejos y con la amabilidad de su camarero... un portugués lindo que quise para Cynthia. Como no fue así volvimos al hotel a tener un sueño largo y profundo.

El lunes amanece, vuelvo a desayunar en mi cafetería panadería, favorita de Lisboa: San Roque. Paseamos entre tiendas, entre plazoletas maravillosas, compras, llamadas de amigos... vemos la vida pasar sentados en miradores únicos, en rincones únicos... escribo sobre lo que la vida me ofrece. Comemos arroz en una típica casa de comidas... y tras más compras, zapatillas incluidas, pillamos el coche y con toda la tristeza del mundo dejamos nuestra Lisboa. Como siempre ha sido un placer vivir unos días allí... donde todo me parece mucho más fácil y me siento feliz.

5 comentarios:

raizes dijo...

muy fuerte lo de tus viajes... estoy con amador comprate ya un piso en lisboa y por lo menos eso que amortizas jajajaja. k taL va todo?? weno que soy emilio el murciano, un antiguo alumno de tu grupo de teatro jajaja. que tengo mucha ganas de verte. dale besitos a todos. escucha pasate por mi blog que me he exo uno. http://losarbolescrecieron.blogspot.com y un besiko.

Anónimo dijo...

Soy tu esposa cariño, como siempre viaje inolvidable a Lisboa espero algun día disfrutarla contigo, Te quiero....besos.

pirata71 dijo...

que pasa viajero....!, tu si que sabes, que bien te cuidas eh..?
un dia de estos pasate por bilbo hombre...
Aquí esta la fiesta, nosotros inventamos el KALIMOTXO y otras hiebasss, ademas tomamos los cubatas en baso ancho, no de tubo....

Manu Miranda dijo...

K envidia... Yo ya he hecho mi examen de Dramaturgia (espero k bien) y me ha dicho Queti que por qué no vienes a darnos una charla algún día... así que ya sabes. Un beso

nemam dijo...

Antoñinnnnn, techo de menossss! quiero juerga contiiiigooooo!!
pa cuando me toca??
snifff
por cierto
te informo de q mi blog ha cambiado de dirección, vale?

antes:
www.mamenromero.blogspot.com

ahora:
www.blogparaundiaazul.blogspot.com

besos!